Tipos de cristales para mamparas de baño

Instalar mamparas de cristal templado o de acrílico traen muchos beneficios para tu cuarto de baño: seguir una línea de decoración con un estilo personal, hacer el baño mucho más funcional y no derrochar tanta agua como con una cortina, por ejemplo.

En el mundo de las mamparas podemos elegir, sobre todo, entre dos tipos de cristales: acrílicos y vidrio templado. Qué elegir puede ser un verdadero problema aunque en este artículo te hablamos de las ventajas e inconvenientes de ambos.

Diferencias entre el cristal templado y el acrílico

Las diferencias entre uno y otro material son evidentes. Por ejemplo, el acrílico es mucho más económico que el cristal templado, pero uno de sus principales problemas es que es más bien un plástico traslúcido (metacrilato) en cuya superficie se quedan marcadas gotas, rayas y cuesta bastante limpiar. En el caso del cristal templado, es mucho más seguro ya que consta de un cristal de seguridad que si se rompe solamente se cuartea, no se caen los pedazos. Además, son más fáciles de limpiar, pero también hay que hacerlo continuamente.

Diferencias en los precios

La diferencia más importante entre las mamparas de acrílico y las de cristal templado para los usuarios es el precio y no solo del material en sí, sino de la estructura. Por ejemplo, las de acrílico pesan menos y la estructura que las recubre no sufre tanto. En el caso de las de cristal templado son mucho más pesadas y es necesario tener rodamientos dobles de calidad para asegurar el movimiento, especialmente si son correderas.

Limpieza y mantenimiento de las mamparas

El tema aquí está claro. Las mamparas de acrílico se limpian mucho peor que las de vidrio, pero disimulan los restos de agua y jabón mejor. El problema es que su superficie no es como la de cristal templado, sino más rugosa. En cuanto a las mamparas de cristal templado, vienen con tratamientos antical, lo que hace que la limpieza sea más sencilla.

Resistencia y duración

Las mamparas de cristal templado son mucho más resistentes y con mayor duración. Es muy difícil que se rompan. Esto hace que la inversión que realices valga la pena a la larga, ya que las mamparas de acrílico no duran tantos años como estas.

Elegancia e imagen

No solo se trata de una cuestión de dureza o duración, sino de belleza. Las mamparas de cristal templado son prácticas y bellas y generan mucha luz, especialmente en baños pequeños.

Las mamparas de cristal templado son la solución más interesante para tu baño. Aunque se trata de una inversión mayor, a largo plazo es mucho más conveniente ya que las mamparas no se rompen fácilmente y no se desgastan como las de acrílico.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *