10 duchas al aire libre para el verano

Las duchas al aire libre cuando hace calor son experiencias fantásticas. Acostumbrados a los baños interiores, la visión del cielo y la caricia del aire sobre nuestro cuerpo son unas sensaciones liberadoras y relajante.

Te vamos a mostrar diez formas diferentes de ducharte al aire libre mientras escuchas los sonidos de la naturaleza y manteniendo la intimidad y privacidad necesaria.

Renovando la ducha junto a la piscina

La opción más habitual se puede transformar en una ducha para tu higiene personal si junto a ella colocas un biombo con ruedas. Así, cuando termines de darte un chapuzón en la piscina puedes tomar una ducha completa sin necesidad de entrar en el cuarto de baño.

En el rincón del jardín

No hay nada más apetecible que una ducha después de una jornada de jardinería. Reserva un espacio de tu jardín para colocar una ducha, con la precaución de poner suelo drenante y sumidero. Así no se encharcará y estará siempre listo para su uso.

Entre la vegetación

Si dispones de un espacio verde suficientemente amplio coloca la ducha directamente entre los árboles o arbustos, en una zona donde puedas tener intimidad. La experiencia de bañarte rodeada de naturaleza será única para ti y para tu familia.

Pared a media altura

En un patio o una terraza eleva un muro hasta una altura de metro y medio que te sirva para delimitar el espacio de una ducha.

Colocando un cerco natural

Delimita un espacio en tu jardín con una celosía y planta hiedra u otra especie trepadora. Al cabo de poco tiempo tendrás una pared natural para tu ducha al aire libre.

Piedras para el plato de ducha

Elige cantos rodados planos para colocar en la base y que hagan la función de plato de ducha. Dejan pasar el agua y son muy decorativos.

Duchas de agua caliente y templada

Tener una ducha al aire libre no significa que tengas que ducharte con agua fría. Lleva el agua caliente también hasta tu ducha de exterior para los días menos calurosos.

Duchas también por la noche

Instala un sistema de iluminación indirecta, tenue y suave, para disfrutar de la ducha también en las calurosas noches de verano.

Estilo rústico para el exterior

La madera es tu aliada cuando pienses en una ducha de exterior. Coloca tablones de palé en una de las paredes para conseguir un ambiente acogedor.

Deja volar tu imaginación

Fabrica tu propia ducha de exterior a partir de una regadera antigua o un cubo de zinc agujereado. En el exterior puedes permitirte esas pequeñas licencias decorativas que son impensables en un baño convencional.

Durante el verano disfruta de las duchas al aire libre en tu terraza o jardín, será una experiencia gratificante y una forma divertida de combatir el calor.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *